lunes, 13 de julio de 2015

Interacción Poética #02 MEXES




Lola Nieto
(Madrid, 1985)


Recuerdo que estoy en casa de mi abuela. En el baño. Tengo siete años. Termino y miro el interior del hueco de la taza. Observo mis heces y su forma. A veces es un pájaro, otras un barco o una casa, un árbol con hojas o sin hojas, depende, a veces incluso un tenedor o un zapato. Le digo a mi abuela mira me ha salido una jirafa. Me dice no seas cochina. Nunca más le enseño mis heces. A nadie.








Dicen que si a una planta se le suministra una cantidad pequeña de sal, la planta no sólo no muere sino que es capaz de cambiar su metabolismo de modo que cuando, más tarde, se le suministran cantidades mayores de sal, el veneno se asimila como sustancia propia y la planta sobrevive. Las plantas no tienen cerebro. Tienen raíces ¿sinapsis en los pies? A veces ni eso. Viven flotando en aguas o en piedras flotan más quietas. A veces ni eso. Se ovillan en el aire y sólo se abren al estímulo de la gota para hacerse bola de nuevo. Hibernan o no sé. Están vivas aunque no tengan hojas y sean un nido de ramitas marrones pero sin nada dentro. Casi vivas. Vida planta. Espero convertirme en árbol o morir.










La perra negra y yo vivimos juntas trece años. Sé beber a lengüetazos, aullar cuando pasan ambulancias, morder y arrepentirme, dormir en el cesto acolchado con las piernas fuera, buscar pulgas y encontrarlas.









Recuerdo que estoy en casa de mi abuela. Juego con la puerta de la cocina: abre cierra abre cierra. Ella dice quieta. Pero abre cierra abre cierra. Tengo cuatro años. Abre cierra abre y el dedo se queda dentro cuando cierra. Ella dice te advertí. Empiezo a llorar. Mi abuelo dice oigo llorar a la niña y se levanta de la cama. Se acerca a mí y me coge la mano, me mira fijamente y empieza a llorar. Lloramos juntos hasta que dejamos de llorar. Ya no me duele.








Sueño que vivo en una casa aislada. En el patio, duermen dos caimanes y dos perros apretados en un ovillo. Uno de los perros es la perra negra. Se despierta, me mira, se acerca a saltitos y me lame las manos. Me acerco a los caimanes. No se mueven. Me parecen casi rocas de escama o, brotados de abajo, árboles fósiles de dragón. Los veo echados de perfil. Abren los ojos y me miran fijamente. Me acerco más y acaricio sus riscos de piel mosaica.                  







Dicen que nacer sordo o quedarse sordo a los pocos meses o años de edad impide el aprendizaje correcto del habla y sin la adquisición correcta del lenguaje no es posible tampoco aprender a pensar correctamente. Eso dicen. Si yo hubiera creado al ser humano le habría puesto el cerebro y el alma en la yema de sus dedos. Nacerían arbolitos desorejados.


  
Contacto: 





Maricela Guerrero
(D.F., 1977)





Ventanas

imagina casas junto al río
vacas junto a la ventana de la casa
la nieve sobre la cama y tomar la sopa rodeados de libros
hacerse de una casa siendo monje o ferroviario o
leñador
rodeados de sopas junto a las vacas del río
y la ventana de nieve rodeada de camas
las alabanzas son tan siniestras como hipócritas 
las vacas son tan hipócritas como las ventanas
y la sopa junto al río
está rodeada de insultos junto a la ventana
hacerse de unos libros rodeados de leñadores y ferroviarios
yo quería hacer de monje junto a la ventana rodeada de nieve
también la sopa
escribir es un lazo que todavía ata vacas contra la nieve
hacerse de una casa siendo vaca o ventana junto a la sopa 
escribir sopa e insultos rodeada de ríos
ata y desata alabanzas siniestras como la nieve
un lazo es rodear a las vacas con ventanas
sobre libros de insultos
lo deprimente del estilo del escritor son las vacas
nunca consigues trasladar al folio lo que has pensado o imaginado
la sopa
la horma del zapato
hacerse de unos libros como ventanas de alabanza
y nunca consigues la leña suficiente para quemar las naves
que has imaginado
ni las casas
ni la sopa
lo deprimente es la cama sobre la nieve 
y los libros alrededor del río
folios que nunca reproducen ni la sopa ni la ventana:
hacerse de una vaca
y escribir como ferroviario junto al río
imagina la horma de tu zapato y la ventana




Antihistamínico

No sé cómo decirte esto pero imagina que 
la erudición puede entenderse como una diversidad de los lenguajes 
en los que cierta persona se especializa:
y sólo ciertas personas que reconocen la o por lo redonda
y la pronuncian así como /ou/; ya sabes haciendo como que se les alarga el pico
Ou
Ou
—dicen  con la comisura de sus labios impregnada de una sustancia blancuzca y deleznable:
dicen ou:
sopor de antihistamínico en el auditorio. Ahora tú:
así, ¿ya te acordaste? /ou/
Acordarse por ejemplo tiene que ver con el cor cuore, ¿ya lo viste?
Del corazón eso es la erudición y /ou/
Ou 
Largos tratados sobre etimologías irreconocibles en tono de trompetines y claros clarines
tonos variopintos de /ous/ porque la especialización de ciertos eruditos avant la lettre va más allá: suéteres raídos y antihistamínico y esa cosa deleznable y blancuzca en la 
comisura de sus labios: entre cada /ou/ y /ou/
que se llama comezón
ronchita de mi erudición
pero yo no sé cómo decirte de estas cosas
mi corazón.






Brasier

tus dolores existenciales te vienen con demasiada facilidad
yo sólo pensaba en irnos por ahí a platicar
sin el psicoanalista en la sopa
sin su cantaleta del vacío del hacerse ronchas
rellenar huecos como brasieres
rellenar
qué adolescentes nos crecerán ahora en la memoria
esto es lo que hay
también ganas de escribir palabras majestuosas
pechos rebosantes flamantes redondos
señoriales con demasiada facilidad
que en la sopa el psicoanalista rellena
el eje del mundo dice
las tetas
Dime de qué careces y cacareo
gallinita soy también es demasiado fácil inventarse unos huecos
hasta en la sopa
y en los brasieres las gallinas rebosantes y flamantes no muestran sus dolores existenciales
ni sus huecos
las gallinas son gallinas y bailan y cacaraquean:
cacaracaquear es una forma de que el mundo siga existiendo
rellenar huecos con pechos o con dolores existenciales es una forma de jugar a escribir palabras majestuosas
hasta en la sopa
gallinita soy y preparo sopa de sostenes para psicoanalista
bailo y cacaraqueo frente a flamantes y rebosantes teorías sobre los dolores existenciales de la sopa
gallinita estoy
y el mundo se merece mejor suerte que la que ha tenido hasta ahora 





Contacto:





Síguenos en
Facebook | Twitter | Youtube | Justin Tv |

Entra en la  Comunidad Chilango Andaluz en facebook para compartir, discutir y vincular.

No hay comentarios: